NOTICIA

Juniors: Coria os rinde pleitesía

Biomedal C. B. Coria se hace un hueco entre los cuatro primeros de Andalucía (61 -70)

Los Dioses del Olimpo ganan a un muy complicado Costa de la Luz Ciudad de Huelva. Algo insospechado de principio.

El dios de la sabiduría bien podría llamarse Juanma Cebolla ha sabido dirigir el partido perfectamente para que sus chicos sigan avanzando dejando en la cuneta esta vez a los onubenses.

El dios de la templanza y la serenidad, bien podía llamarse Raúl (19 puntos, 12 rebotes) vuelve a ser el líder de este equipo donde todos aportan su grano, enorme grano, de arena. Seguido muy de cerca por el dios de la puntería o el acierto, que bien podía llamarse Joaquín (12 puntos, 7 rebotes). Y muy de cerca también está el dios de la humanidad, que bien podía llamarse Paquito con 10 puntos.

Todos estos Dioses de la guerra (del baloncesto) no tienen límite. Sabemos que van a muerte a por todo y así lo están demostrando. Estos dioses forman un algo muy bonito llamado equipo.

Partido de muchos nervios donde la imprecisión ha sido la nota dominante, sobre todo al principio. Una pequeña escapada de los de Huelva al final del primer cuarto hacía presagiar lo peor, pero en el segundo un parcial de 7 a 0 de los chicos de cebolla igualaban el encuentro, y así, tres o cuatro puntos para uno y otro, se mantenía hasta el final, donde quizás la sangre fría y la cabeza de los nuestros hacían coger la última ventaja a pocos minutos del término del partido. Insalvable ya para los chicos de Pedro Vadillo

No sabemos cuándo se producirá vuestro regreso, pero ya os decimos que Coria se viste de gala para cuando se produzca éste (ojalá lo más tarde posible), balcones y farolas se tiñen de oro y blanco, las olas del Guadadlquivir dibujan unas claras letras donde se lee Biomedal C. B. Coria, y en lo alto, allí donde solo vosotros, nuestros dioses, alcanzáis, las nubes dibujan el escudo de Coria con su barco vikingo.

Enhorabuena, cracks. El sueño sigue. El mundo de la canasta es maravilloso y vosotros sois la prueba fehaciente de ello.

¡Aúpa, Coria! ¡Auhg, augh, augh!

Publicidad:
Publicidad

Publicidad:
Publicidad